Guerra Espiritual Aplicada

 (Apóstol Bernardo de Quesada)

¡En el mundo espiritual nada ocurre por ocurrir!

¿Cuál fue el origen del mal?

Tomo comenzó cuando uno de los principales ángeles (Lucifer) creados por Dios, se rebeló contra Él, convirtiéndose en diábolo, en griego acusador, calumniador; hebreo satán,enemigo, adversario. Y entonces fue expulsado de su presencia, arrastrando una tercera parte de todos los ángeles del cielo (Isaías 14:13-14; Ezequiel 28:13-17; Apocalipsis 12:3-4).

¿Cómo está estructurado el reino de maldad?

Es bien explícita la Biblia al describir que ese reino de maldad está muy bien organizado (Efesios 6:12). Algunas de las categorías son: principados, potestades, gobernadores y huestes espirituales de maldad.

¿Dónde está situado?

Está principalmente ubicado en las regiones celestes o segundo cielo, aunque más bien se refiere al ámbito espiritual que a localización geográfica propiamente dicha. Hay versiones bíblicas que traducen de Efesios 6:12 “Y agentes espirituales desde los mismos cuarteles del mal” “Contra gran número de espíritus de maldad en el mundo espiritual”.

¿Cómo si el diablo no es omnipresente, domina todo el planeta tan perversamente sincronizado?

Pues precisamente por que el derrotado no es omnipresente tuvo que organizarse para dominar el planeta por territorios, sobre cada una de las regiones o país, hay un principados en los aires, y así sucesivamente sobre las provincias, ciudades, y hasta barrios. Tiene relación con esto el término “Hombre Fuerte” (Mateo 12:29; Marcos 5:10). En Daniel 10:13 se muestra que el ángel que le trajo la respuesta de Dios se enfrentó en los aires a un espíritu territorial llamado “Príncipe del reino de Persia”. (Véase completo Daniel 10).

¿Cómo se fortalecen los seres espirituales del reino del mal?

Para los espíritus territoriales tomar su dominio en las regiones, primero tuvieron que manifestarse a los humanos de esos lugares (se le revelaron), para que les rindieran culto. Donde los hombres ignorantes ofrecieron sacrificios de ofrendas y cultos ellos fortalecieron su dominio. Por ejemplo en Cuba la leyenda del hallazgo de la virgen de la caridad en 1612 (esto fue una trama católica).

Desde el Edén el engañador planeó que el hombre le adorara. ¡La adoración de los hombres es la manera de dominar los territorios! Como ya se dijo, satanás no es omnipresente, y necesitó una estructura de sus demonios o ángeles caídos por todo el mundo. Estos espíritus territoriales comandan legiones de demonios, siendo estos espíritus inmundos de bajo rango los ejecutores finales de la maldad, odio y muerte.

¿Qué rol tiene la adoración y el pecado humano en el fortalecimiento del mundo espiritual?

Lo número uno que los fortalece es la adoración que los hombres le rinden por medio de sus cultos, ritos, ofrendas, como ya se dijo. Y lo número dos, el pecado y la vida desobediente humana los afianza más. Por eso es que entre más se prostituyen los pueblos, más se fortalece el mal.

¿Hay puertas abiertas para que el mal se siga manifestando impunemente?

Siempre he dicho que en el ámbito espiritual nada es inocente!, toda acción tiene su propósito, y todo efecto va a tener una causa. Tenemos que ser entendidos y no ingenuos “¡nunca ignoremos sus maquinaciones!” (2 Corintios 2:11).

Toda la tierra está llena de heridas espirituales abiertas sin sanar, que claman al cielo (iniquidad: Habacuc 2:12). Hay una íntima relación entre la condición espiritual del hombre, y la condición de la tierra (Génesis 3:17-19; Números 35:33; 2 Samuel 21:1 y siguientes). ¡El hombre maldice o bendice lugares por su conducta!

Entre las heridas más letales tenemos el pecado no confesado. Los pactos y juramentos que no han sido rotos, son puertas que se han abierto invitando a los demonios a tomar posesión de nuestras tierras. ¡Todos estos sacrificio no anulados le siguen dando el “derecho legal” al acusador para actuar!

El diablo pacta naciones y ciudades (territorios) desde sus antepasados, por cuatro vías principales (Éxodo 20:3-5; Deutenonomio 18:9-14):

Rebelión: revoluciones, huelgas, derramamientos de sangre, levantamientos, genocidios, guerras.

Ocultismo: en cualquiera de sus prácticas, es el material más valioso para edificar sus fortalezas (Habacuc 2:18-19).

Pecados: es una arteria abierta, en todas sus variedades.

Pactos: por medio del nombre del lugar (averigüe sobre la cartografía espiritual), ceremoniales de sangre hechos por los familiares o los gobernantes, ofrendas florales, tarjas.

Marcar el Enlace permanente.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *